Escritos - Angustia y/o pánico - D.Szyniak

¿Angustia y/o pánico?

 

Por Dr. David Szyniak

 

Introducción

Voy a considerar un fenómeno insistente en la clínica de nuestros días, que Freud llamó "crisis de angustia" y que en los últimos años se ha hecho popular en el campo médico y psicológico con el nombre de "ataque de pánico".
Llama la atención que muchas veces los pacientes vienen con esta denominación dadas por el médico clínico, por la guardia de algún hospital o clínica, por algún médico amigo, nombrado así por alguien familiar o hasta autodenominados por haberlo escuchado y/o visto en la radio y/o en la televisión. La problemática llama nuestra atención como analistas dado que a veces el saber común dice que para este tipo de sintomatología o de patología el psicoanálisis tiene poco que aportar. El saber medico y psicológico plantean abordajes mas allá del sujeto y dicen: lo mejor es recurrir a la medicación y trabajar en forma conductista o cognitiva para resolver el problema y que luego se psicoanalice.
Sostengo que más allá de la propaganda de los medios de comunicación y los laboratorios es necesario realizar un debate en nuestra propia comunidad psicoanalítica sobre como abordar la clínica de estos fenómenos a los que podemos llamar "crisis de angustia", "terror, terror primario, pánico o con el nombre con que Freud los trabajó en algún momento "neurosis de angustia".
Propongo diferenciar el padecimiento de estos pacientes, las "vivencias de angustia panicosa" con las que se presentan en los primeros momentos de la consulta de la similar "experiencia de angustia" que aparece transcurrido un tiempo en el tratamiento y cuando está mejor instalada la transferencia.
En este texto pienso específicamente en pacientes con dificultades en el deslizamiento metafórico, déficit en la simbolización, excesos de literalidad, arrasamiento subjetivo, demandas de urgencia y básicamente desesperación y vivencia de muerte.

Angustia; Pavor; Miedo
El título a modo de interrogación propone una diferenciación entre angustia, su concepto, diferentes formas de su manifestación y el pánico, también nombrado como "pavor o terror primario". Pienso de que así como el psicoanálisis americano ha hecho desaparecer el término angustia subsumido bajo el de la ansiedad y a partir de este arrasamiento generalizado se ha dedicado a medir los diversos grados, intensidades y combinaciones de la ansiedad. En nuestra comunidad analítica a veces olvidamos el amplio y diverso campo de los afectos (amor, odio, terror, pánico, miedo) bajo el amplio paraguas de la angustia. Sin duda que el seminario de Lacan que lleva ese nombre al ligar su conceptualización a la aparición del objeto "a" bisagra entre goce y deseo abre un campo fecundo que potencia en el psicoanálisis su carácter subversivo. La distinción entre diversos afectos que afectan lo real podría servirnos para encarar dentro de una lógica minima en la dirección de la cura algún tipo de intervención analítica que sea más propiciatoria que otra.
En Freud la teoría de la angustia tiene su momento de teorización fecunda en la diferenciación entre señal de angustia y angustia automática realizada en "Inhibición, síntoma y angustia". La noción de "neurosis de angustia" en Freud es de 1895. El cuerpo del que la angustia, en las palabras de Freud, se apodera está librado a sus funciones vitales, es de pronto un organismo brutal desprovisto del "umwelt", es decir de su entorno e imagen especular. Vemos aquí una conceptualización de Freud en el "ataque de angustia" como una acumulación de tensión sexual que se desborda sin poder pasar por el comercio psíquico.
Afectos desamarrados que circulan poniendo al organismo en amenaza de muerte inminente, signos sin mediación psíquica. Esto coloca algunas cuestiones muy importantes para el trabajo analítico en transferencia.
Para Lacan con la invención del objeto "a" se trata no de comprender o describir la angustia sino de registrarla en su posición estructural y en sus elementos significantes, es así como lee a Freud "la angustia es un afecto cuya posición es de ser una señal, no es la manifestación de un peligro interno o externo es el afecto que captura un sujeto en una vacilación cuando se ve confrontado con el deseo del Otro"
Digamos que para Lacan la angustia está ligada por un lado con la causa del deseo y por otro lado con la falta de la falta, así en la teoría Lacaniana es volver a ubicar los afectos enlazados al significante en el centro de la teorización psicoanalítica devolviéndole la potencia a los conceptos nodales de inconsciente y transferencia.
Para Lacan hay una estructura, un campo de angustia que se manifiesta en marcada en una escena; una ventana donde como en el fantasma viene a inscribirse lo horrible, lo turbio, lo inquietante, lo inombrable, lo "umheimlich" ¿Qué sucede cuando el sujeto no se encuentra con el inquietante "deseo del Otro" que lo faliciza sino con el caprichoso goce del Otro que lo aloja como resto?.
No es mi interés dedicarme a este vasto continente que es la teoría de la angustia y del objeto "a" en Lacan, me interesa centrarme en la clínica de aquellos pacientes que llegan a nuestros consultorios relatando episodios, momentos de terror primario y cuyos síntomas se localizan en su propio cuerpo. Irrupción del Otro en lo real que desgarra la cobertura imaginaria del Yo. Lugar donde este terror o pánico primario no está enmarcado y que en mi parecer deberíamos diferenciar del clásico "sentimiento de angustia", episodios que muchas veces llaman a un sujeto a analizarse o mejor dicho buscar la cura de sus sufrimientos y de sus sentimientos catastróficos.
Es cierto que estos episodios pueden irrumpir en el transcurso de un tratamiento habitual en cualquier neurosis. Mi interés se centra en aquellos pacientes que llegan aquejados por estas sensaciones catastróficas.

Cuerpo y Organismo
Para pensar de alguna manera esta experiencia me sirvo de una descripción de la pintura de "El grito, el Alarido de la Naturaleza" de E. Munch que describió así la experiencia que le llevó a pintar esta obra maestra, "caminaba yo con dos amigos por la carretera entonces se puso el sol de repente el cielo se volvió rojo como la sangre me detuve me apoyé en la valla indeciblemente cansado, lenguas de fuego y sangre se extendían sobre el fondo negro azulado, mis amigos seguían caminando mientras yo me quedaba atrás temblando de miedo y sentí el grito enorme infinito de la naturaleza". Subrayo la respuesta del arte ante lo innombrable, lo intraducible, sensibilidad artística frente a los matices.
Esta descripción sobre su experiencia, me remite a las leyendas que provienen del campo de la mitología. Entre otras acepciones la palabra pánico proviene del dios "Pan" que aparece como la encarnación de las fuerzas primarias que moraba en bosques y parajes agrestes, el símbolo de los poderes de la fecundidad animal y que con su siringa, su flauta representaba al demonio, cuernos y patas de cabra hacen a su figura.
El dios "Pan" asusta a las ninfas, las sorprende encarnando a la naturaleza en su estado salvaje ¡la sexualidad salvaje que sorprende!.
Intentando diferenciar la serie del miedo de la serie de la angustia en la clase del 6/3/1963 en el seminario de "La angustia" Lacan introduce a través de un relato de Anton Chejov el término "Frayeurs" (miedo o pavores). En este relato Lacan se inquieta por la dificultad de traducción del ruso. Opta entonces por una pormenorizada descripción de situaciones donde ubica la serie pavor, espanto, sorpresa del lado del miedo, resaltando como en el pavor o el miedo también puede faltar el objeto. Con esto Lacan sostiene la diferenciación entre miedo y angustia, no puede realizarse porque tenga o no un objeto localizado. Por otro lado ya sabemos el aforismo Lacaniano que "la angustia no es sin objeto". Se presentifica un borde delicado y difícil de traducir para trazar esta diferenciación entre pánico, pavor, espanto y angustia.
Suena a consenso que en nuestra praxis como analistas la angustia deba ser dosificada pero ¿podríamos pensar en casos oende la angustia pueda ser construida a partir de fragmentos de terror enmarcados en la cura analítica?
Sabemos con Lacan el valor de la angustia en la dirección de la cura. Angustia, señal; pero para ser señal debe cumplir algunos requisitos mínimos. Marca o nota que se pone en las cosas para distinguirlas de otras; cicatriz que por herida u otro daño queda en el cuerpo. Acepciones del diccionario que nos señalan una dirección en el trabajo de puro signo a ingresar en la cadena significante, hacerse letra.
¿Qué intervenciones serán propiciatorias en estas situaciones donde esta irrupción del afecto, pánico, terror, espanto, terror primario no está enmarcado en ninguna ventana en ningún recuadro?¿cuáles serán las intervenciones más propiciatorias para poder avanzar en el trabajo analítico?
Clínica
Viñeta
Beatriz tenía 35 años cuando llegó a mi consultorio, hacia aproximadamente 3 años recorría consultorios médicos, psiquiátricos y/o psicológicos. Por teléfono me anticipó que ella sufría de "ataques de pánico". Mareos, vértigo, taquicardias, disneas, parestesias, síntomas de tetania, son algunas de las intensas sensaciones que la aquejan desde hacía algunos años. Estos episodios se iban intensificado con el tiempo, los médicos concuerdan; sufre de "ataques de pánico".
Algo de su andar y su tono de voz me recuerdan a una niña tímida. Agobiada y rígida; la demanda es imperativa, cuando suceden estos episodios siente que se va a morir.
En los últimos años y pese a estos episodios se ha convertido en una vendedora eficaz que con su ingreso sostiene su casa. Vive en pareja desde hace 5 años, Alberto la acompañó a mi consultorio. El está desempleado y no consigue trabajo, tampoco busca, ella se refiere a él con un tono denigratorio. Además sostiene económicamente a sus padres. Luego sabré que su padre un pequeño industrial en el interior del país había quebrado su empresa hacía años y para que no quedaran en la calle junto a su madre; ella los mantiene. De su madre recibe esa demanda de sostén ... que ella es única; aunque lo que le de no le alcance y se lo hace saber de varias maneras; escenas de depresión e intento de suicidio incluidos. En su discursividad aparece sometida a los caprichos del Otro.
Me siento como una bolsa de papas, ser la bolsa de los papas..
Sobre la inmensa dificultad en metaforizar el discurso; se sobreimpone este terror primario a la muerte; estabamos en presencia de una catástrofe subjetiva. Los primeros indicios de estos episodios coinciden temporalmente con un accidente cerebro vascular del padre; que ella detecta al observar un signo clínico en él. ¿Podría este peligro de ausencia paterna desencadenar esta reacción?
Ya Freud nos anticipaba estas dificultades en su teorización de la "crisis de angustia". El pavor en el cuerpo llama al terror. Proceso que se retroalimenta.
Imposibilidad de decirle que no a una madre que por su bien se instala por largo tiempo en su casa de casada. Por fuera de la mas elemental cortesía de visita. Desconoce estar en la casa de su hija casada; enfrenta a su yerno. Es cierto se pone en escena algo de la propia confusión de Beatriz.
Paso a paso, me acompaño marcando esta problemática. Sin embargo la actualidad de su imperiosa desesperación pide otras intervenciones que detengan el pavor enemigo de cualquier simbolización.
Noto que su desconfianza a los médicos puede facilmente englobarme.
Propongo que me llame cuando sea necesario y sin dudar cuando comienzan los episodios de terror. Diferencio abstinencia e indolencia.
Al pasar comento que a veces respirar en una bolsa de papel durante unos momentos puede servir para retroalimentar las sensaciones corporales. Busca una bolsa y la misma se convierte por algún tiempo en un objeto acompañante. Detiene los episodios con su uso y es tema de varias entrevistas posteriores.
Objeto acompañante que aminora el temor. Intervención entre imaginario y real, ¿Presencia del analista mas allá de las paredes del consultorio?. ¿Función del analista como padre real?. De ser una bolsa a estar con una bolsa.
¿Funcionará en este caso el análisis como una caja simbólica? ¿Servirán estas intervenciones como marco; ventana; donde se de el pasaje de la realidad a la transferencia?
Las entrevistas van delineando un mínimo ordenamiento simbólico. Una madre no puede instalarse a su antojo en la casa de su hija; no puede irrumpir, telefonear a cualquier hora para amenazar suicidarse, etc. Le digo: eso no se le dice a una hija. Beatriz se presta a esos lugares de "mierda"; como ella dice. Pasa de "salvadora a resto", en la mirada del Otro.
Un día donde trae estos relatos en crudo, no recubiertos de la imaginarización necesaria para vivir su vida de mujer, menciona que tuvo comienzos de otro episodio de pánico, me escucho decirle:
"Pero Beatriz no puede hacer su vida y ser la hija salvadora de mamá, la mas buena con el papá, la única a la que la jefa le pide máximos esfuerzos extra, es como querer la chancha, los veinte y la máquina de hacer chorizos."
La risa distendida daba cuenta del acto. Reordenar su relación a la castración, pasaje de la muerte imaginaria en el organismo a castración simbólica. ¿La angustia comienza a ser una señal?¿será este el techo en la dirección de la cura; intervenciones en lo real, imaginarización a partir de un ordenamiento simbólico, nominación de la angustia en un marco; o estos pasos son una cautela necesaria para avanzar en la dirección de la cura?
El suspenso no es el menor de los goces que depara nuestro "savoir faire".


Bibliografía:

" Ballon Serge "El Espacio y la Fobia. El Miedo al Miedo". Ediciones del Cerval.

" Diaz Romero Ricardo y Cancina H. Pura "Preguntas de la Fobia y la Melancolía". Coloquios en Recife. Ediciones Omosapiens.

" "Fobia". Revista de la Asociación Freudiana Internacional en Español. Editora UNR.

" Lacan Jacques "Seminario IV. Las Relaciones de Objeto"
"Seminario XVI de un Otro al Otro"
"Seminario XI. Los Cuatro Conceptos Fundamentales del Psicoanálisis"
"Seminario XXII. R. S. I."

" Szyniak David "Discursos del Cuerpo. Intervenciones en la Clínica". Lugar Editoreal

" Vegh Isidoro "Las Intervenciones del Analista"
"Hacia una Clínica de lo Real"

 

 
Sitio Web desarrollado y mantenido por Dikuweb.com